Ahora que se acerca la fecha de Samaín (o Halloween)

La noche del 31 de octubre al 1 de noviembre se celebra la noche de difuntos, en la que según se cuenta los espíritus visitan el mundo de los mortales. Samaín, que significa final del verano, se convirtió en Halloween y muchos olvidaron su origen celta.
Hoy os proponemos algunos lugares para pasar esa terrorífica noche. Cementerios, lugares abandonados y muchas historias que nos cuentan algunos compañeros.
Además de por Galicia,viajaremos a Rumanía, la India, Madrid o Londres y nos hemos dado cuenta al hacer este post que nuestros socios son verdaderos fans del necroturismo, los cementerios están entre nuestras visitas favoritas allí donde viajamos.

Sabela | Viajando. Imágenes y Sensaciones

Cementerio alemán de Sighisoara (Rumanía)

La ciudadela de Sighisoara es una fortaleza del siglo XIII en donde subiendo por la peculiar “Escalera de los estudiantes” llegas a su curioso cementerio… Todo aquí es extraño… el lugar en si es muy lúgubre y muchas tumbas están abiertas. Es el lugar perfecto para una película de terror. Entre los matojos que invaden las tumbas, la maleza, los boquetes y el silencio, yo no me atrevería a visitar este cementerio de noche ni loca.

Sabela

Eva | Una idea, un viaje

Varanasi (India)

Varanasi, misteriosa, contradictoria e impactante, es la clase de ciudad que no deja a nadie indiferente. Todo en la ciudad está ligado a la muerte y se acepta con normalidad. Uno puede estar tomando un tradicional lassi y mientras tanto ver pasar por la calle al menos 6 cuerpos siendo trasladados en una especie de procesión en dirección a alguno de los gaths crematorios. Allí se incineran más de 300 cuerpos al día y una de las imágenes que se quedan grabadas en la retina es la de la madera de distintos tipos apilada que será utilizada para las cremaciones.

Mucha gente acude a Varanasi literalmente a morirse cuando sienten, de algún modo, la llamada de la muerte. En torno a los gaths hay una serie de edificios abandonados donde los moribundos esperan pacientemente sin comer ni beber a que les llegue la hora. Según su estatus económico, la madera será de mayor o menor calidad y tendrán acceso a mayor o menor cantidad, lo que puede llevar a provocar escenas muy desagradables en las que uno se puede encontrar con huesos humanos alrededor del gath o incluso con cadáveres a medio quemar flotando en el río.

Una idea un viaje

Vero y Luismi | Deambulando con Artabria

Sanatorio de Cesuras (A Coruña)

Hay muchos lugares abandonados que son perfectos para pasar la noche del 31 de octubre, pero el Sanatorio para enfermos tuberculosos de Cesuras se lleva la palma.

Es de estilo modernista y fue construido en 1930, nunca llegó a terminarse y hoy en día está en estado ruinoso, rodeado de un bosque de pinos y eucaliptos que en días de niebla le da un auténtico aire tenebroso y lúgubre. ¿Qué decís? ¿Nos animamos a irnos de acampada a este misterioso lugar?

Artabria

Carmen | Escapalandia

Parque del Capricho (Madrid)

Desde que lo visité por primera vez hace ya algunos años me ha parecido un lugar inquietante. Lo mandó construir la duquesa de Osuna en el siglo XVIII y está en el distrito de Barajas, en el barrio de La Alameda. Tiene rincones verdaderamente increíbles como la casa de la vieja -que recuerda a un cuento de brujas- el laberinto vegetal para juegos amorosos o los túneles secretos. Fue abandonado en los años 70, pero el Ayuntamiento de Madrid se hizo cargo y terminó su restauración en el año 1999. Recientemente, la alcaldesa de Madrid ha anunciado que se abrirá también al público, el búnker, construido en 1937 y que albergó el puesto de mando republicano “Posición Jaca” durante la guerra civil. La construcción, quince metros bajo tierra y diseñada para soportar bombas de hasta cien kilos, es única en Europa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Paulo | Coge el Vuelo

Cementerio Highgate (Londres)

Cementerio londinense del S. XIX (1839) situado en el distrito del mismo nombre, forma parte de los llamados Siete Magníficos. Siete cementerios de la misma época construidos para aliviar la superpoblación en el resto de cementerios londinenses, la pobreza y las epidemias masacraban a la población local, 168.000 personas yacen en 53.000 tumbas de un camposanto cerrado oficialmente 1975.

Puedes animarte a pasar por aquí, principalmente porque es la morada de ilustres personajes como William Friese Greene (inventor ddl cinematógrafo), Michael Faraday (padre de la electricidad) y Karl Marx (una de las figuras más influyentes de la historia humana). Con tan grandes personajes, la leyenda tiene que estar a la misma altura, aunentada gracias a su abandono desde hace décadas. Nada que pueda decir iguala la sensación que se tiene al acercarse y entrar aquí. El abandono ha hecho mella, miles de lápidas amontonadas formando el caos, cubiertas de maleza y rodeadas de impresionantes árboles. Súmale a eso un guardián medio loco que está a la entrada. El sitio es tenebroso de por sí, se ve al asomarse a través de las rejas, no es el sitio donde me gustaría quedar encerrado una noche… Es el sitio perfecto para una noche de Samhain.

Coge el vuelo

Noelia y Jan | Woman To Santiago

Del Samaín al Camino de Santiago.

Era tradición antiquísima que los más jóvenes castrexos fabricaran sus calaveras de melón, emulando a sus guerreros padres que situaban los cráneos de sus adversarios vencidos en salvaje batalla en los muros de sus castros. Evidentemente no había calabazas en Europa hasta su descubrimiento en América, y cuando llegaron, la finalidad de las mismas era espantar a los malos espíritus en las noches de transición entre el verano y el oscuro invierno.

Posiblemente de este rito primitivo se origina la proliferación de “cruceiros”, las elevadas cruces de piedra erigidas en las encrucijadas de sendas, caminos o bosques que tan familiares son al peregrino a su paso por Galicia y Portugal.

Estos cruceros de piedra solían rodearse de una pila de piedras menores llamados “milladouros”. Existe uno de ellos muy popular en el Camino de Santiago, también conocido como la Cruz de Hierro, y precisamente de este rito viene la tradición peregrina de depositar una piedra como signo de que no tendrán mala fortuna en lo que te resta de viaje a Compostela.

Woman to santiago

Leonor | Galizeando

Cemiterio de San Amaro: unha visita ao camposanto da Coruña.

En galego:

Agora que se achega o día de Todos os Santos e a tradición de visitar aos defuntos, nós fumos visitar o cemiterio da Coruña. Tratándose dun cemiterio que mira ao mar, tiña que levar o nome dun santo navegante, San Amaro. Inaugurado en 1813, un paseo polo seu recinto é tamén un paseo pola historia e a arte funeraria de Galicia.

A visita ao cemiterio da Coruña comeza ao cruzar a portada dórica da súa entrada, pola zona relixiosa, que é tamén a de maior extensión. Nos seus panteóns e sepulturas podemos contemplar auténticas xoias da escultura neoclásica, modernista ou gótica. Pero tamén asomarnos á historia de Galicia, xa que é un dos camposantos que reúne máis personaxes históricas destacados con escritores como Eduardo Pondal, Curros Enríquez ou Wenceslao Fernández Flórez, políticos como Manuel Murguía ou Alfonso Molina, pintores como Luis Seoane…

Á esquerda do cemiterio relixioso atópase o cemiterio civil, que tamén ten acceso propio dende o exterior. Entre as curiosidades que alberga está o Monumento aos Mártires pola Liberdade, situado no lugar onde antes descansaban os restos de soldados alemáns da II Guerra Mundial, ou a
tumba da personaxe que inspirou a Manuel Rivas a súa famosa novela “O lápis do carpinteiro”.
A ruta remata ante a porta do Cemiterio Británico, pechado ao público. Construido en 1867 polo cónsul británico en Galicia para soterrar cónsules, mariños e cidadáns británicos, pero tamén doutras nacionalidades como franceses, alemáns o suizos.
O cemiterio coruñés está incluido na Association of Significant Cementeries in Europa (ASCE), unha rede de cemiterios singulares, e na Rede Europea de Cemiterios, xa que é un dos poucos cemiterios mariños do mundo.

Ante o éxito do turismo necrológico ou turismo de cemiterios, desde Turismo da Coruña crearon unha visita tematizada polos 200 anos de historia do recinto. Guiada pola “ánima en pena” Fiz de Cotovelo, ten lugar todos os sábados e convírtese en nocturna dúas veces ao mes. En canto poidamos escapamos a unha desas visitas nocturnas ao cementerio de San Amaro!

Galizeando

En castellano:

Ahora que se acerca el día de Todos los Santos y la tradición de visitar a los difuntos, nosotros nos hemos ido a visitar el cementerio de A Coruña. Tratándose de un cementerio que mira al mar, tenía que llevar el nombre de un santo navegante, San Amaro. Inaugurado en 1813, un paseo por su recinto es también un paseo por la historia y el arte funerario de Galicia.
La visita al cementerio de A Coruña comienza al cruzar la portada dórica de su entrada, por la zona religiosa, que es también la de mayor extensión. En sus panteones y lápidas podemos contemplar verdaderas joyas de la escultura neoclásica, modernista o gótica. Pero también asomarnos a la historia de Galicia, ya que es uno de los camposantos que reúne más personajes históricos destacados con escritores como Eduardo Pondal, Curros Enríquez o Wenceslao Fernández Flórez, políticos como Manuel Murguía o Alfonso Molina, pintores como Luis Seoane…

A la izquierda del cementerio religioso se encuentra el cementerio civil, que también tiene acceso propio desde el exterior. Entre las curiosidades que alberga está el Monumento a los Mártires por la Libertad, situado en el lugar donde antes descansaban los restos de soldados alemanes de la II Guerra Mundial, o la tumba del personaje que inspiró a Manuel Rivas su famosa novela “El lápiz del carpintero”.

La ruta termina ante la puerta del Cementerio Británico, cerrado al público. Construido en 1867 por el cónsul británico en Galicia para enterrar cónsules, marineros y ciudadanos británicos, pero también de otras nacionalidades como franceses, alemanes y suizos.
El cementerio coruñés está incluido en la Association of Significant Cementeries in Europa (ASCE), una red de cementerios singulares, y en la Red Europea de Cementerios, ya que se trata de uno de los pocos cementerios marinos del mundo.

San Amaro tiene un montón de secretos e historias más por descubrir, pero os animamos a visitarlo y descubrirlos vosotros solos o en una visita guiada. Ante el éxito del turismo necrológico o turismo de cementerios, desde Turismo de A Coruña han creado una visita tematizada por los 200 años de historia del recinto. Guiada por el “alma en pena” Fiz de Cotovelo, tiene lugar todos los sábados y se convierte en nocturna dos veces al mes. En cuanto podamos nos escapamos a una de esas visitas nocturnas al cementerio de San Amaro!

Galizeando 2

Rocío | Un plan infinito

El Cementerio de Señorín (O Carballiño, Ourense)

Me confieso una visitante de cementerios, aunque no tanto como Nieves Concostrina. No soy una gótica, ni una vampira pero desde siempre me he sentido atraída por los cementerios; será porque vivo al lado de uno y ya de pequeña solía visitarlo; me impresionaban principalmente las tumbas de los niños y las de los gitanos por su vistosa decoración. Leía las lápidas y sobre todo miraba las fotos. Hay en mi cementerio una lápida con la foto de una niña con tirabuzones y chaqueta de angora que dice” La niña X fallecida a los 11 años” Creo que ha sido para mí, algo así como un medidor de distancia con la muerte. La primera vez que la leí pensé: _ Vaya que pena, pero ya era una niña mayor. Luego ví como me iba acercando y cuando tuve 11 años pensé: “¡Dios! ¡Se murió a mi edad! (La conclusión debía de ser algo así como : Yo también puedo morirme) Ahora sé que acabaré como todos; viendo esquelas de gente que se muere a los 80 y diciendo: “¡Pobre, qué joven se ha muerto! Es ley de vida.” 🙂

El tema me ha marcado tanto que allá a donde he ido, he visitado sus cementerios… He buscado a Karl Marx en Londres, he colocado las piedrecitas que ponen Valle Inclán en Bonaval, Santiago… He recorrido cementerios que parecen praderas en Estados Unidos y me he relajado entre los rododendros en flor del destartalado cementerio de las montañas de Wicklow, Irlanda… También me he sentido hipnoptizada en el Ganges y he observado en silencio como mientras unos bañan a sus bebés en el río a modo de bautizo, a sólo unos metros, otros arrojan los cadáveres de sus familiares al mismo río y he pensado que la vida es así de simple; de la vida a la muerte no hay nada más que un paso; un segundo que en cada cultura se lleva a su manera … y finalmente siempre vuelvo al mío; donde está mi madre, mis abuelos, mis tíos, mis primos y algunos amigos.

Sobre una colina, con unas preciosas vistas y la Veracruz al fondo, se encuentra el que será posiblemente mi último destino. El Cementerio de Señorín, O Carballiño.

Un plan infinito

Leticia | Trucosviajeros

México

Siempre es una buena ocasión para ir a México, pero el inicio de Noviembre marca una fecha muy especial para la cultura mexicana. El Día de Muertos representa la reunión de los vivos con sus antepasados y éste es un motivo de celebración lleno de color: miles de flores amarillas de cempasúchil adornan las calles, se respira un penetrante olor a incienso y en las casas son numerosos los altares para homenajear a los fieles difuntos con fotos, objetos queridos, dulces y veladoras.

Sin duda uno de los lugares clave para celebrar este día es en torno al lago de Pátzcuaro y la isla de Janitzio, en el estado de Michoacán. Pero en casi cualquier rincón del México es posible encontrar una celebración especial, un cementerio especialmente adornado y lleno de ofrendas, una representación llena de misticismo o sencillamente un concurso de calaveras y catrinas.

Además, si no eres de pasar el día (y la noche) en el cementerio, también puedes disfrutar del día de Muertos a través de la gastronomía: las calaveritas de dulce con tu nombre (no aptas para diabéticos o hipocondríacos) o el “pan de muertos” (parecido al roscón o al pan de leche) llenan las tiendas de dulces y pasteles. Pero también chocolate, tamales, mole, ponche y mezcal.

Calaveritas

Foto: Gabriel Saldana

Maruxaina | Maruxaina y su mochila

Libros, música y charla en el cementerio.

Si tuviese que elegir un lugar para pasar la noche de Samaín no lo dudaría, volaría a París. Me gusta mucho visitar cementerios, creo que son lugares llenos de historia y es otra forma de conocer el lugar al que viajas.

Uno de mis favoritos es el de Père- Lachaise y de los tres días que pasé en la capital francesa, una mañana la dediqué a recorrer tan bonito lugar. Volvería la noche de difuntos para la que sin duda sería una de las mejores noches de mi vida, conversaría con Comte para intentar entenderlo, le pediría a Delacroix que pintase el cielo y me sentaría un rato a leer con Wilde.
Me encontraría a Edith Piaf arreglando las infinitas flores de su tumba y daría mil vueltas para encontrar a Jim Morrison con el que bebería hasta el amanecer mientras escuchábamos The End.

Oscar Wilde París

Viajera y cuentista. En mi mochila : libreta , cámara de fotos y muchas ganas de aprender y descubrir …

Tags:

2 Comentarios. Dejar nuevo

un post estupendo, me ha encantado conocer mas datos de samain

Responder

Se me olvidó mencionar que pertenezo a una página en facebook de amigos del cementerio de Señorín : futuros miembros… https://www.facebook.com/groups/168439079861821/?fref=ts
No sé si esto empezará a ser preocupante! 😉

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *